"Carros Campamento", "Estaciones y Ferrocarril"

Dentro de esta exposición se refleja que en esa época comenzaba la revolución de los medios de transporte, y entre la población había miedo de ver una locomotora enorme ante los ojos de las personas que solían viajar en vehículos pequeños o a pie.

Las estaciones representaban progreso, poder y solidez, su llegada a suelo potosino puede considerarse como un hito dentro de la historia de la ciudad, fue el parteaguas que la sociedad necesitaba para la realización de las políticas del momento que eran: orden y progreso; estos avances que se llevaron a cabo para alcanzar la modernidad, venían directamente desde la capital del país. 

El carro-campamento fue un espacio de vida cuyos ocupantes imprimieron su huella en cada rincón. La presencia humana creó una atmósfera contenida entre grandes espacios pintados de crema, verde pulman, bermellón y amarillo medio, rematados por negro, rojo óxido y aluminio, todos ellos componentes de la estética del espacio habitacional. Al interior de vagón, se podían encontrar varios muebles como cama, ropero, estufa de leña, sillas, mesa, máquinas de coser y otros muebles de uso diario.

“Carros Campamento”, “Estaciones y Ferrocarril”
Scroll to top